Nueva T.V.

Recibí nunca-siempre un aparato que le llaman televisión. Está de moda, todos los demás están a gritos pidiendo una. Supongo que, lamentableme, seguí la corriente y pedí la mía. Empecé a usarla. La prendo y empiezo a ver imágenes salir de ella y a invadirme rodeándome por todas partes. Asustado quise apagarla pero, ¡ya no supe como hacerlo! Empecé a correr pero el escenario se movía junto conmigo. Si me detenía, ciertas imágenes empezaban a colocarse muy muy cerca de mí. Tanto que podía controlar sus movimientos con sólo querer. -“Ya valí”, me dije a mi mismo pero de una forma sin pronunciar alguna palabra. “¿Pero qué? ¡Joder!”, estaba hablándome como siempre, pero ésta vez podía escucharme sin pronunciar ningún sonido.

De tan asustado y enojado a la vez por la maldita máquina del demonio  (el cual no existía en ese tiempo), un inmenso sueño me llegó.  Dormí llorando de enojo. 

Desperté y la televisión había desaparecido. Sólo quedaba a mi alrededor un paisaje verde inmenso. Diversos colores lo llenaban, pero más verde y a lo lejos azul oscuro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s